Logo

Gobierno de Extremadura

La Junta de Extremadura inspecciona 382 masas de agua para detectar la presencia de camalote en las cuencas del Guadiana y el Tajo

En la región hay 47 especies invasoras que ocasionan graves deterioros en la biodiversidad

11:31 Lunes 23 Sep de 2019 Transición Ecológica y Sostenibilidad Medio ambiente

Recursos adicionales


El director general de Sostenibilidad de la Consejería para la Transición Ecológica y Sostenibilidad, Jesús Moreno, ha hablado en Mérida dbel aumento del ritmo al que se producen las invasiones biológicas en las últimas décadas, lo que provoca que no haya tiempo suficiente para adaptarse a la presencia de estos “nuevos inquilinos y se produzcan desequilibrios ecológicos”.

La invasión de especies invasoras es la segunda causa de pérdida de biodiversidad a nivel mundial, un proceso que se lleva produciendo durante siglos, según ha explicado el director general en el transcurso de una jornada internacional sobre el Protocolo de Actuación conjunta España-Portugal para el control del Camalote.

Lo que sí ha cambiado “es el ritmo al que se producen. La intensificación del comercio y el deterioro de los ecosistemas han acelerado y facilitado las bioinvasiones a nivel mundial, convirtiendo a las especies exóticas invasoras en la 2ª causa de pérdida de biodiversidad a nivel mundial”, ha aseverado.

Además del impacto ambiental que provocan las especies exóticas invasoras, como el camalote o Jacinto de agua, cada vez toma más relevancia el impacto económico y socio-sanitario que causan.

En el caso del camalote, cuando su población cubre la superficie del río Guadiana es responsable de cambios en la calidad del agua por eutrofización y en la dinámica del resto de especies con las que coexiste. Además del elevado coste económico que generan.

El coste anual en Europa es de 12.000 millones de euros derivados de las pérdidas en producción de cosechas agrícolas y forestales, como por ejemplo el impacto del caracol manzana en los arrozales o la seca de la encina y el nemátodo del pino, la reducción en la cantidad o la calidad de las actividades extractivas de pesca como el producido por el alga asiática presente en el estrecho de Gibraltar, daños en infraestructuras de riego con la obstrucción y daños en canalizaciones, colmatación de fondos, cimentaciones como el que produce el mejillón cebra, almeja asiática o el ailanto y los gastos derivados  de su control y eliminación.

En Extremadura, la lucha contra el camalote ha supuesto una inversión de 42 millones de euros desde su aparición en aguas del río Guadiana, en 2004, y la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) ha previsto emplear otros cuatro millones anuales en los próximos cuatro años.

IMPACTO SOCIAL Y SANITARIO

Uno de los impactos que pasa más desapercibido es el impacto social y sanitario que causan las especies invasoras, ya que modifican los hábitos de ocio como la navegación o la pesca deportiva de especies autóctonas, así como la transmisión de enfermedades al ser humano, como el mosquito tigre en la transmisión del dengue, la fiebre amarilla y la fiebre del Nilo Occidental, la transmisión de salmonelosis por tortuga de Florida, o la transmisión de enfermedades neurológicas como la de Aujeszky por el mapache.

El director general de Sostenibilidad hace un llamamiento a la población para que se tenga en cuenta estos impactos antes de adquirir una planta o una mascota, la información sobre su procedencia es ‘clave’ para evitar la propagación de especies invasoras que deterioran gravemente  los hábitats naturales.

Extremadura cuenta actualmente con la presencia de 47 especies exóticas invasoras incluidas en el Catálogo español de especies exóticas invasoras. “No somos de las comunidades autónomas con mayor presencia de estas especies, sin embargo, el número no deja de crecer en los últimos años”, señala Jesús Moreno.

Por ello, la Junta de Extremadura ha establecido la inspección y seguimiento de 382 masas de agua (charcas, graveras y brazos muertos de río) para la detección temprana de diversas especies exóticas invasoras. En el caso del camalote, presente sólo en el río Guadiana, la red de alerta temprana también trabaja en el río Tajo, con objeto de poder detectar su presencia, y en caso de que esto ocurra,  comunicar a la Confederación Hidrográfica del Tajo  su presencia con la máxima celeridad.

Extremadura, como Punto Focal Autonómico, colabora con otras entidades como la Confederación Hidrográfica del Guadiana, y en el caso del proyecto ACECA “Actuaciones para el control y eliminación del camalote en el tramo transfronterizo del río Guadiana”, participan técnicos de la Dirección General de Sostenibilidad y Agentes del Medio Natural realizando un seguimiento de la presencia de esta especie en las masas de agua adyacentes al río Guadiana en la zona invadida, junto con otros organismos lusos como la Agencia Portuguesa do Ambiente, la Administración de la Región Hidrográfica del Alentejo y la Empresa de Desenvolvimiento e Infraestructuras do Alqueva.

Este proyecto está cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), a través del Programa Interreg V-A España-Portugal (POCTEP) 2014-2020.


Galería de imágenes