Logo

Gobierno de Extremadura

Olga García destaca el momento de ‘intensa implantación’ de energía renovable que está viviendo Extremadura

Comparecencia en la Asamblea de Extremadura

11:30 Jueves 3 Oct de 2019 Transición Ecológica y Sostenibilidad Energía

La Junta de Extremadura tiene en sobre la mesa numerosos proyectos de energía renovable, con una potencia total solo en tecnología solar fotovoltaica de 8.000 megavatios, completamente viables para conectarse a las redes de distribución, lo que evitará la emisión a la atmósfera de 4,7 millones de toneladas de CO2.

La consejera para la Transición Ecológica y Sostenibilidad, Olga García, ha destacado el momento de ‘intensa implantación’ de energía renovable que está viviendo Extremadura, con inversiones que superarán los 4.000 millones de euros en los próximos años.

“Este es el camino para avanzar hacia un nuevo modelo energético”, ha señalado en su  comparecencia, subrayando que abordará en esta legislatura una política decidida contra la crisis climática que amenaza y condiciona nuestra vida presente y futura.

La consejera, que ha comparecido en la Asamblea de Extremadura para exponer el plan de trabajo de su departamento para los próximos cuatro años, ha manifestado que “la emergencia climática y la transición energética ya forman parte estructural de la Junta”, porque la región también es ‘vulnerable’ al cambio climático y se expone a un escenario con aumento de la erosión del suelo, reducción de los recursos hídricos y la pérdida de biodiversidad; lo que nos “exige una respuesta inmediata”.

Ha indicado que esta emergencia ‘obliga’ a priorizar, entre sus actuaciones, el aprovechamiento racional de los recursos naturales, la conservación medioambiental, la transición energética y abordar una ‘reorientación’ de la gestión y uso del agua.

El punto de partida de entre todas estas actuaciones es la transición hacia un nuevo modelo energético en el que predominen las energías renovables, reduciendo la importante dependencia de los combustibles sólidos, hasta lograr la completa descarbonización de la sociedad.

Para abordar esta política energética, se está diseñando un paquete de medidas concretas que se incluirán en el Plan Integrado de Energía y Clima de Extremadura. Un plan transversal que marcará la ‘hoja de ruta’ sobre cambio climático  en la próxima década.

El objetivo es que Extremadura aporte al Plan nacional al menos el 20 por ciento de las inversiones asociadas al aumento de potencia eléctrica a partir de fuentes renovables, lo que significaría multiplicar por ocho el actual parque de generación de energía ‘limpia’ en la región, en cuanto a la energía solar, eólica y biomasa se refiere.

En este momento, según ha avanzado Olga García, hay muchas empresas invirtiendo en energía verde. En solar fotovoltaica se están tramitando el 77% de los 8.000 megavatios con viabilidad para conectarse a las redes.

El total de estos proyectos sería suficiente para abastecer de energía eléctrica a casi 4 millones de hogares, el equivalente a los hogares de las Comunidades de Madrid y Cataluña juntas.

Estas inversiones representan también una oportunidad para el empleo,  fundamentalmente en el mundo rural, ya que en los primeros seis meses del año el sector energético ha crecido en 2300 ocupados y se espera más incrementos con las nuevas inversiones.

La consejera confía en alcanzar próximamente un acuerdo sobre autoconsumo con instituciones, entidades y asociaciones profesionales del sector con el objetivo de acelerar su implantación, y agilizar las instalaciones reduciendo al máximo los trámites administrativos.

EN EQUILIBRIO LA BIODIVERSIDAD Y EL DESARROLLO SOSTENIBLE

La lucha contra la crisis climática incluye necesariamente conservar y mejorar el medio ambiente y la calidad del aire, por lo que el área de Sostenibilidad de la consejería dará prioridad a la conservación de la ‘extraordinaria’ biodiversidad que posee Extremadura.

Entre otras medidas, se abordará una modificación de la Ley de Conservación de la Naturaleza para su adaptación al previsible escenario climático y se desarrollará un plan de infraestructura para la gestión de residuos y contaminación ambiental, junto con la minimización del consumo de plásticos desde la administración y en los hogares.

Igualmente, el Plan Integrado de Residuos 2016-2022 deberá ser adaptado a los nuevos escenarios y objetivos de la Unión Europea en cuanto a la recogida selectiva de materia orgánica, junto con el resto de residuos.

La consejera ha avanzado que la Dirección General de Sostenibilidad prevé el sellado de más de 50 escombreras, reducir la contaminación lumínica y acústica, y modificar la Ley de Protección Ambiental de Extremadura para mejorar el control ambiental, facilitar la instalación de actividades económicas y racionalizar el trabajo administrativo.

NUEVA POLITICA DEL AGUA

La emergencia climática también “nos obliga a reorientar la política del agua”, ha indicado García, con el fin de garantizar el acceso al agua potable a toda la población y asegurar la calidad del suministro en todos sus términos.

La Dirección General de Planificación e Infraestructuras Hidráulicas abordará en esta legislatura una nueva Ley de Agua para la que se espera obtener un amplio proceso participativo y el consenso político de la Cámara extremeña.

Además, en cumplimiento de la Directiva Marco del Agua, se contemplan la ejecución de 247 actuaciones en materia de depuración de aguas residuales, en los municipios más pequeños de la región y que la Consejería para la Transición Ecológica prevé ejecutar conjuntamente con las Diputaciones Provinciales de Cáceres y Badajoz, a través de un Protocolo General que suscribirán las tres administraciones para coordinar dichas actuaciones.

La consejera ha concluido apelando a la responsabilidad colectiva de todos los usuarios, incluidas las instituciones públicas, sobre el uso y gestión del agua.


Galería de imágenes