Logo

Gobierno de Extremadura

Esther Gutiérrez recibe a los nuevos inspectores de Educación

11:23 Viernes 13 Dic de 2019 Educación y Empleo Educación

Recursos adicionales


La consejera de Educación y Empleo, Esther Gutiérrez, ha recibido este viernes en Mérida a los nuevos inspectores de Educación que han conseguido plaza en la última convocatoria de concurso-oposición y que a partir de enero realizarán la fase de prácticas, con una duración de seis meses.

Los nuevos inspectores son Mercedes Hernández Pérez, Virginia Terán Mostazo, Manuel Carrapiso Araújo, Antonio Julián Montero Martín, Rubén Ernesto Dorado Murillo, Antonio Jaén Gil, Alberto José Prieto Román, Marta Teresa Siles Pareja y Antonio Pérez Espina.  

La consejera ha señalado que desde la Junta de Extremadura “siempre hemos tratado de dotar a la plantilla de estabilidad y de los recursos necesarios para que desempeñéis vuestra labor día a día, ya que sois los que tenéis el contacto directo con los centros educativos y con el profesorado de la región”.

Ha asegurado que en esta legislatura “hemos marcado unos objetivos claros y unas líneas de actuación que permitan llegar a los centros educativos y al profesorado y una forma de trabajar diferente, adaptándonos a la diversidad, apostando por la inclusión educativa”.

Gutiérrez ha destacado la creación de la Dirección General de Innovación e Inclusión Educativa “para marcar unas líneas de trabajo que lleguen a los centros y  respondan ante la necesidad de actualizarse y de ir cambiando un poco las estrategias y los métodos de enseñanza”.

PROCEDIMIENTO SELECTIVO

Para ser admitidos a la realización del procedimiento selectivo los aspirantes debían reunir una serie de requisitos como ser español o nacional de alguno de los demás Estados miembros de la Unión Europea; tener cumplidos los 16 años y no excederde la edad máxima de jubilación forzosa; y acreditar una antigüedad mínima de seis años, como funcionario de carrera, en alguno de los cuerpos, entre otros.

El procedimiento selectivo ha constado de tres fases. La fase de oposición, que consistió en una prueba en la que se valoraron los conocimientos pedagógicos, de Administración y legislación educativa adecuados a la función inspectora, así como los conocimientos y técnicas específicos para el desempeño de la misma.

En la fase de concurso se valoraron los méritos aportados de conformidad con el baremo y las especificaciones que se recogen en la convocatoria.

Y, finalmente, la fase de prácticas, en la que se valoró el ejercicio profesional de la inspección y la realización de actividades de formación, preferentemente en las áreas específicas de trabajo, con el fin de lograr el dominio técnico y científico en el desempeño de actuaciones generalistas y especializadas.

Los aspirantes que no han superado las pruebas quedarán en una bolsa de trabajo de inspectores accidentales con la finalidad de poder cubrir las vacantes y o sustituciones que se vayan produciendo en la plantilla de Inspectores de Educación.


Galería de imágenes