Logo

Gobierno de Extremadura

La Junta actualiza el Plan Integrado de Residuos de Extremadura 2016-2022 e incorpora los nuevos objetivos de las directivas comunitarias

13:25 Miércoles 19 Ago de 2020 Transición Ecológica y Sostenibilidad Medio ambiente

La Consejería para la Transición Ecológica y Sostenibilidad ha actualizado el Plan Integrado de Residuos de Extremadura 2016-2022 (PIREX) para incorporar los objetivos de las nuevas directivas comunitarias que forman parte del denominado Paquete de Economía Circular, y que exigen una mejor gestión sobre los residuos para mejorar la calidad del medio ambiente, proteger la salud humana y garantizar la utilización eficiente de los recursos naturales.

Se trata de cuatro directivas que entraron en vigor el 14 de junio de 2018 y que los Estados miembros estaban obligados a transponer antes del 5 de julio de 2020, lo que ha motivado la actualización de los planes de gestión de residuos y programas de prevención de Extremadura, previo consenso con otras administraciones públicas, diputaciones provinciales y Fempex, entre otras.

El documento actualizado ya puede consultarse en el enlace: http://extremambiente.juntaex.es/index.php?option=com_content&view=article&id=4428&Itemid=%20578, y comprende los nuevos objetivos comunitarios de reciclado y de vertidos, más dos anexos.

En el Anexo I se realiza un análisis actualizado de la situación del tratamiento de residuos y una evaluación de su evolución futura, y en el Anexo II se recoge un estudio para la implantación de nuevos sistemas de recogida separada y tratamiento de biorresiduos en Extremadura.

La nueva legislación refuerza la jerarquía de residuos para dar prioridad a la prevención, reutilización y reciclado por delante del depósito en vertedero y la incineración, logrando de este modo que la economía circular sea una realidad.

En concreto, introduce objetivos importantes relativos a los residuos y vertidos de residuos, envases y residuos de envases, vehículos al final de su vida útil, pilas y aparatos eléctricos y electrónicos.

Hace obligatoria lo que hasta ahora era una recomendación al establecer que los Estados miembros deben garantizar, antes del 31 de diciembre de 2023, la recogida separada de los biorresiduos, bien separados y reciclados en origen, o bien que se recojan de forma separada y no se mezclen con otros tipos de residuos. Y antes del 1 de enero de 2025 se aplicará a los textiles y residuos peligrosos de origen doméstico.

SUPRESIÓN GRADUAL DE LOS VERTEDEROS

El depósito de los residuos en vertederos se irá reduciendo gradualmente en línea con los principios de la economía circular, de manera que, a partir de 2030, todos los residuos aptos para el reciclado u otro tipo de valorización, en particular los residuos municipales, no serán admitidos en vertederos, salvo aquellos para los cuales el depósito en un vertedero proporcione el mejor resultado medioambiental.

La Junta de Extremadura y las entidades locales, en función de sus respectivas competencias, adoptarán las medidas necesarias para garantizar que a final de 2035 la cantidad de residuos municipales depositados en vertederos habrá de reducirse hasta el 10 por ciento, o a un porcentaje inferior, de la cantidad total de residuos domésticos municipales generados.

Otro de los objetivos incorporados al PIREX 2016-2022 es el relativo a los envases que, en diciembre de 2030, se reciclarán un mínimo del 70 por ciento en peso de todos los residuos de envases generados (55% plásticos, 75% de vidrio y el 85% el papel y cartón, entre otros).

En enero de 2025, las entidades locales establecerán la recogida separada de las fracciones de residuos peligrosos de origen doméstico y textiles. Y de los residuos de botellas para bebidas de plástico, de hasta tres litros de capacidad, equivalente al 77 por ciento en peso de tales productos de plástico de un solo uso introducidos en el mercado en un año determinado, porcentaje que se irá también incrementando de manera gradual.

En cuanto a los residuos orgánicos, para la Junta de Extremadura resulta prioritario iniciar la implantación generalizada de su recogida separada, de manera que en todos los municipios se separaren y reciclen en origen los biorresiduos, o bien se recojan de forma separada y no se mezclen con otros tipos de residuos. La fecha límite es el 31 de diciembre de 2023.

En este quinto contenedor, o contenedor marrón, se depositarán los restos alimentarios y de cocina procedentes de hogares, oficinas, restaurantes, comedores, etc., y residuos biodegradables procedentes de pequeñas podas en parques y jardines.

El director general de Sostenibilidad, Jesús Moreno, considera que la recogida selectiva de biorresiduos, además de mejorar la recogida selectiva de otros residuos, “permite una mejor separación de los residuos en las plantas de tratamiento, mejorando sustancialmente los índices de materiales que pueden ser reciclables al no contaminarse con materia orgánica y humedad”.