Logo

Gobierno de Extremadura

Extremadura pide que la estrategia demográfica sirva para marcar las pautas de una política de Estado en el ámbito del desarrollo rural

18:07 Miércoles 6 Sep de 2017 Presidencia Desarrollo rural

El secretario general de la Presidencia de la Junta de Extremadura, Fernando Blanco Fernández, ha asegurado que la Estrategia Nacional de Reto demográfico debe basarse en los problemas que tienen las regiones rurales, como es el caso de Extremadura, y que por tanto, hablar de problemas demográficos es equivalente a hablar de ruralidad y de despoblación.

El secretario general de la Presidencia ha realizado estas declaraciones tras la reunión del Comisionado de Desafío Demográfico, celebrado en el Ministerio de la Presidencia y para las Administraciones Territoriales en Madrid. En dicha cita, se ha abordado el documento de trabajo elaborado por la Federación Española de Municipios y Provincias sobre Despoblación.

A su juicio, la Estrategia Nacional debe servir para marcar una política de Estado en el ámbito del desarrollo rural, inexistente hasta el momento, ya que el Estado ha dejado de invertir más de 2.000 millones de euros, en lo que va del Programa Operativo 2007-2014 al Programa Operativo 2017-2020.

Blanco Fernández explicó que Extremadura pierde población. Concretamente, en los últimos 10 años se han perdido 35.000 jóvenes activos y se han ganado 12.000 jubilados; el 20% de la población es mayor de 65 años y hay 48 municipios en riesgo de sostenibilidad demográfica, 43 de ellos localizados en la provincia de Cáceres, donde el 67% de esos municipios son menores a 1.000 habitantes.

Este problema, señaló, no es ajeno a lo que ocurre en muchas otras Comunidades Autónomas, como es el caso de Galicia y Asturias, que tienen las dos terceras partes de los municipios deshabitados en España, un total de 2.800, de lo que se deduce que la cifra de crecimiento demográfico que ha habido en 2016 en España no es para congratularse, porque se centra en el ámbito exclusivamente territorial del Eje Mediterráneo, Canarias y Madrid.

Por todo ello, el Secretario General de Presidencia solicitó que se activen los mecanismos gubernamentales Estado-Comunidad Autónoma, previstos en la Ley de Desarrollo Sostenible del Medio Rural, para que las medidas de reindustrialización, activación empresarial, retorno joven e igualdad de oportunidades o infraestructuras discriminen positivamente a las zonas rurales, dotando así de un marco de prioridades y de financiación para abordarse, tanto en las Conferencias Sectoriales como en el Consejo Nacional del Medio Rural.

DESARROLLO LOCAL

Por otro lado, Blanco Fernández pidió que se recupere la filosofía de las estrategias de desarrollo local participativo, como el programa LEADER 1, que permitió crear más de 20.000 pymes y generar 30.000 puestos de trabajo, así como que esa gobernanza esté mejor coordinada por el Estado y las comunidades autónomas, para liderarse adecuadamente por las Entidades Locales y se pudiera participar de otros Fondos Europeos.

También reclamó que las políticas activas de empleo tengan en cuenta la cuestión de la ruralidad y que la distribución de los fondos no se realice solo en función del PIB. Asimismo, destacó la necesidad de que esta estrategia, especialmente dirigida al mundo rural, permita una transición adecuada hacia la especialización, innovación y la digitalización, en consonancia con la Estrategia Europea 2020 y los objetivos de Desarrollo Sostenible, como ya se está haciendo en Extremadura.

Además, aseguró que hay que pasar de las palabras a los hechos en materia de infraestructuras ferroviarias al considerar que Extremadura pierde al año 100 millones de euros y 5.000 puestos de trabajo por no tener alta velocidad.
Como alternativa, planteó que Extremadura trabajará en un Pacto Autonómico por el Equilibrio Territorial, abordando todas estas cuestiones a medio y a largo plazo y asumiendo los importantes retos de pérdida de población, ruralidad e innovación de la economía en sectores estratégicos para la región.