Logo

Gobierno de Extremadura

Emergencias y Protección Civil

Protección Civil en el Ámbito Local

pc_p5

1. Introducción.

2. Organización de la PC de Ámbito Local.

2.1. Competencias de las Entidades Locales en Materia de Protección Civil.

2.2. Planes de Protección Civil de Ámbito Local.

2.3. Agrupaciones Locales de Voluntarios de Protección Civil.

3. Autoprotección.

3.1. Definiciones y tipos de Autoprotección.

3.2. Registro Autonómico de Planes de Autoprotección.

4. Descargas:

4.1. Modelo de Reglamento para la creación de Agrupaciones Locales de Voluntarios de Protección Civil.

4.2. Real Decreto 393/2007.

4.3. Decreto 95/2009.

4.4. Solicitud Registro Autonómico de Planes de Autoprotección.

4.5. Instrucción de servicio sobre revisión, coordinación y comprobación de los planes de emergencia municipales en Extremadura.

 

 

1.- Introducción:

En el ámbito local la organización de la protección civil parte del Alcalde como máximo competente en la materia. De la Concejalía o Delegación que se asigne, dependerá el Servicio Local de Protección Civil y la Agrupación de Voluntarios. La Junta Local de Protección Civil se configura como un órgano colegiado de coordinación.

La Ley 7/1985, de 2 de abril, reguladora de las bases del Régimen Local (LBRL) determina la responsabilidad del Alcalde como máxima autoridad municipal en materia de Protección Civil, fijando para los municipios de más de 20.000 habitantes la obligación de prestar el servicio local de protección civil. Dicha Ley establece competencias tanto para los Municipios como para sus Alcaldes en materias relacionadas con la protección civil. Así el artículo 25.2.f) determina que el Municipio ejercerá, en todo caso, las competencias de protección civil, prevención y extinción de incendios, en los términos que se señalen por la legislación del Estado y de las Comunidades Autónomas.

Asimismo, en la Disposición Adicional novena de la Ley 17/2015, se establece que los alcaldes serán competentes para la resolución de los procedimientos sancionadores en el ámbito de la protección civil de acuerdo con lo previsto en la legislación específica que les sea aplicable.

A la vez, la ley 17/2015 impone al Estado la obligación de poner a disposición de las Comunidades Autónomas y Entidades Locales los recursos humanos y materiales de que disponga para la protección civil, en la forma que se acuerde en el Consejo Nacional de Protección Civil.

 

Volver.

 

2.- Organización de la PC de Ámbito Local:

2.1. Competencias de las Entidades Locales en Materia de Protección Civil:

De acuerdo con lo establecido en la Ley 17/2015 del Sistema Nacional de Protección Civil y la Norma Básica que la desarrolla, así como en lo establecido en la Ley 7/85 de Bases de Régimen Local, las competencias de los Ayuntamientos en materia de Protección Civil son:

  • Elaboración y aprobación de los Planes de Protección Civil de su ámbito territorial
  • La elaboración, aprobación, revisión y actualización de los correspondientes Planes Territoriales y Planes Especiales cuyo ámbito territorial de aplicación no exceda el del propio municipio
  • La dirección y coordinación de los Planes Territoriales y Especiales de Protección Civil Municipales.
  • La realización de pruebas o simulacros de prevención de riesgos y calamidades públicas
  • La promoción y control de la autoprotección.
  • Promover, organizar y mantener la formación del personal de los servicios relacionados con la Protección Civil
  • La promoción y apoyo de la vinculación voluntaria y desinteresada de los ciudadanos a la Protección Civil
  • Inspección y sanción del incumplimiento de las obligaciones en materia de protección civil
  • La difusión y promoción de la Protección Civil en el ámbito municipal
  • Informar de las técnicas que se dicten en materia de Protección Civil en el ámbito municipal
  • Elaborar y aprobar las normas de organización y funcionamiento en materia de Protección Civil municipal

Volver.

2.2. Planes de Protección Civil de Ámbito Local:

2.2.1. Introducción:

La Ley 17/2015 del Sistema Nacional de Protección Civil, establece en su artículo 14 la definición de Planes de Protección Civil, en este caso de Ámbito Local, como instrumentos de previsión del marco orgánico-funcional y de los mecanismos que permiten la movilización de los recursos humanos y materiales necesarios para la protección de las personas y de los bienes en caso de emergencia, así como del esquema de coordinación de las distintas Administraciones Públicas llamadas a intervenir.

La Norma Básica de Protección Civil, en su artículo 13, establece las directrices básicas para la identificación de riesgos de emergencias y actuaciones para su gestión integral, el contenido mínimo y los criterios generales para la elaboración de los Planes de Protección Civil, y del desarrollo por los órganos competentes de las actividades de implantación necesarias para su adecuada efectividad.

En Extremadura los entes locales elaboraran sus propios planes territoriales de Protección Civil según las directrices marcadas por el PLATERCAEX, y una vez homologados por la Comisión Regional de Protección Civil, se integraran como Anexos al Plan Territorial de la Comunidad Autónoma.

2.2.2. ¿Por qué hacerlos?

Existen muchos motivos para realizar los Planes de Protección Civil de Ámbito Local:

  • El más importante y genérico es proteger a los habitantes, los bienes y el medio ambiente de mi entorno.
  • Más vale prevenir que curar, dice un famoso refrán. No sólo es más apropiado, sino también más barato.
  • La normalidad en la actividad diaria es fundamental para un mayor desarrollo de nuestro municipio. Realizar los Planes de Protección Civil de Ámbito Local e implantarlos es un paso fundamental para mantener esta normalidad.
  • Para ello, lo mejor es no improvisar ante las situaciones que se producen. Es decir, hay que:
    • Prever y prevenir cualquier suceso no deseable que atente contra la seguridad de las personas, bienes materiales y medio ambiente de dicha comunidad (riesgos presentes)
    • Actuar ante el siniestro, en el caso de que este se produzca, neutralizando en el mínimo tiempo posible y reduciendo sus consecuencias (daños, pérdidas) a límites que puedan ser soportables.

De lo contrario, no tendremos ninguna clase de control sobre lo que pueda ocurrir a nuestro alrededor, actuaremos siempre a posteriori, lo cual provocará que cualquier mínimo incidente pueda tener funestas consecuencias al desconocer que ese acontecimiento podía ocurrir y que dichas consecuencias eran fácilmente evitables.

2.2.3. ¿Cómo se hacen?

Introducción

La realización de un Plan de Emergencia Municipal no es una labor complicada. Por supuesto, necesita de cierto trabajo, pero la complicación no es excesiva, por muchos motivos:

  • El Plan Territorial de Emergencias de la Comunidad Autónoma de Extremadura (PLATERCAEX), determina una serie de directrices que sirvan de guía para aquellos que deben enfrentarse en la realización de un plan de emergencia municipal.
  • Otros organismos prestan su apoyo para la realización de los mismos: existe asesoramiento para los ayuntamientos en las Diputaciones Provinciales y en la Junta de Extremadura.
  • La Junta de Extremadura ha ampliado las directrices para la realización de los planes de emergencia municipal que existen en el PLATERCAEX, con lo que la labor de realización de los planes es aún más sencilla

El contenido que deberá tener el Plan de Protección Civil de Ámbito Local según las directrices marcadas por el PLATERCAEX, se adjuntan a continuación (haz click para descargar):

Instrucción de servicio sobre revisión, coordinación y comprobación de los planes de emergencia municipales en Extremadura. 

En relación a la cartografía a entregar en formato SHP se adjuntan las instrucciones a seguir y capas tipo.

Formato de capas. SHP para cartografías.
Capas tipo para PEMUS.

2.3. Agrupaciones Locales de Voluntarios de Protección Civil:

Las administraciones públicas deben poner a disposición de todos los interesados en colaborar de forma altruista y desinteresada la posibilidad de integrarse en grupos que les formen, coordinen y doten de los medios necesarios para realizar estas labores.

Uno de los campos en las que los voluntarios pueden aportar su ayuda es Protección Civil; así lo determina explícitamente la Ley 1/1998, del Voluntariado Social en Extremadura en su artículo 4

2.3.1.¿Qué son los voluntarios?

Según Artículo 2 de la Ley 1/1998 del Voluntariado Social de Extremadura:

“Aquella persona física que, libre y responsable, dedica parte de su tiempo a desarrollar actividades de interés general para la comunidad, en el seno de organizaciones privadas o públicas y con arreglo a programas y proyectos concretos, siempre que acepte y cumpla las siguientes condiciones:

a)     El voluntario no será retribuido de modo alguno, ni por las organizaciones en cuyo seno realiza su actividad, ni por el beneficiario de la misma.

b)    No tendrán la condición de voluntarios las personas físicas que mantengan relación laboral, funcionarial o mercantil con la entidad a la que pertenezcan, ni los objetores de conciencia en el cumplimiento de la Prestación Social Sustitutoria.

c)    La actividad de voluntariado no podrá en ningún caso sustituir al trabajo retribuido.”

Volver

Según Artículo 8 de la Ley 45/2015 del Voluntariado:

1. Tendrán la condición de voluntarios las personas físicas que decidan libre y voluntariamente dedicar, todo o parte de su tiempo, a la realización de las actividades definidas en el artículo 3.2.

4. Será requisito para tener la condición de voluntarios en entidades de voluntariado o programas cuyo ejercicio conlleve el contacto habitual con menores, no haber sido condenadas por sentencia firme por delitos contra la libertad e indemnidad sexual, trata y explotación de menores. A tal efecto, deberán acreditar esta circunstancia mediante la aportación de una certificación negativa del Registro Central de Penados por estos delitos.

5. No podrán ser voluntarias las personas que tengan antecedentes penales no cancelados por delitos de violencia doméstica o de género, por atentar contra la vida, la integridad física, la libertad, la integridad moral o la libertad e indemnidad sexual del otro cónyuge o de los hijos, o por delitos de tráfico ilegal o inmigración clandestina de personas, o por delitos de terrorismo en programas cuyos destinatarios hayan sido o puedan ser víctimas de estos delitos. Esta circunstancia se acreditará mediante una declaración responsable de no tener antecedentes penales por estos delitos.

2.3.2. ¿Qué son las Agrupaciones Locales de Voluntarios de Protección Civil?

Las ALVPC son entidades, creadas por la Administración Local, que aportan a los voluntarios todo lo que les falta para poder hacer esta labor. Deberán regularse según el Reglamento Interno de organización y funcionamiento que aprobado por el Pleno del Ayuntamiento.

Las Agrupaciones Locales de Voluntarios de Protección Civil son organizaciones de carácter altruista y de buena vecindad que dependen de los Ayuntamientos, teniendo por finalidad dirigir la colaboración (por parte de los ciudadanos voluntarios) con los servicios profesionales de emergencias en tareas de prevención e intervención de Protección Civil en casos de grave riesgo, catástrofe o calamidad pública.

Concretamente, dependen directamente del Alcalde, o persona en quien delegue, y se encuadran en el Servicio Local de Protección Civil o en la unidad local que asuma la protección ciudadana.

2.3.3. ¿Qué deben aportar las ALVPC a los voluntarios?:

  • Dotar a los voluntarios de los medios materiales necesarios para el desarrollo de su actividad.
  • Asegurar a las personas voluntarias contra los riesgos de accidente y enfermedad, así como respecto a los daños y perjuicios ocasionados a terceros, derivados directamente del ejercicio de la actividad voluntaria organizada por la entidad.
  • Cubrir los gastos que pudieran derivarse de la acción voluntaria, dotándola de los medios adecuados para el cumplimiento de sus cometidos y reembolsando a las personas voluntarias los gastos que les ocasione el desarrollo de su actividad, siempre que hayan sido previamente autorizados por la entidad.
  • Organización y jerarquización de los voluntarios.
  • Facilitar la participación de las personas voluntarias en la elaboración, ejecución y evaluación de los programas y actividades en que intervengan.
  • Proporcionar a las personas voluntarias la formación y orientación necesaria para el desarrollo de sus actividades, dotando a las personas voluntarias de los conocimientos teóricos y prácticos precisos.
  • Facilitar a las personas voluntarias una acreditación que les habilite e identifique para el desarrollo de su actuación.
  • Llevar un registro de altas y bajas de las personas voluntarias que colaboren con la entidad.
  • Garantizar a los voluntarios la realización de su actividad en las debidas condiciones de seguridad e higiene en función de su naturaleza y características.

2.3.4. Funciones del Voluntariado de Protección Civil:

La actuación de las ALVPC se centrará en el campo de la prevención y el apoyo operativo de la gestión de emergencias, catástrofes y/o calamidades públicas. Sus funciones son las siguientes:

 FUNCIONES PREVENTIVAS

  • Colaboración en la elaboración, divulgación y mantenimiento tanto de los Planes de Emergencia Municipal (PEMU´s) como de los Planes de Autoprotección.
  • Realización de campañas divulgativas en materia de Protección Civil.
  • Participación en campañas de concienciación y formación ciudadana en materia de Protección Civil y autoprotección.
  • Apoyo a los servicios profesionales en dispositivos de carácter preventivo.

APOYO OPERATIVO

  • Participación en dispositivos operativos de carácter preventivo.
  • Apoyo (según su formación y sus capacidades) a los servicios profesionales en caso de emergencia.
  • Colaboración en las tareas de dispositivos logísticos.
  • Colaboración en las tareas de acción social en emergencias.
  • Apoyo a los distintos grupos de acción derivados de la activación de cualquier plan de protección civil.

Volver:

2.3.5. Formación de los Voluntarios de Protección Civil:

 Uno de los pilares de la Protección Civil, es la formación y actualización de todos los intervinientes en las emergencias, entre los que se encuentra el voluntariado de Protección Civil.

Tal es la importancia de la formación, que la propia Ley 17/2015 del Sistema Nacional de Protección Civil dedica en exclusiva un título completo del nuevo texto legal para la formación de los Recursos Humanos del Sistema Nacional de Protección Civil, siendo una gran novedad, puesto que hasta el momento se había obviado tanto en la ley como en las disposiciones reglamentarias que le han ido sucediendo en el tiempo.

Los recursos humanos son un elemento esencial para el adecuado funcionamiento del sistema, por lo que debe ser un objetivo prioritario en las políticas de protección civil de las Administraciones Públicas. La nueva ley apuesta decididamente por su formación, como mecanismo de coordinación por excelencia a medio y largo plazo, ya que aporta unas competencias comunes a todos sus miembros que son determinantes para que sus intervenciones resulten coordinadas.

En la actualidad, una política eficaz de protección civil requiere un elevado nivel de preparación y formación especializada de cuantos intervienen en esas actuaciones a lo largo de todo su ciclo, ya se trate de personal al servicio de las Administraciones Públicas competentes, de otros profesionales o de quienes prestan su colaboración voluntaria. La ley exige, por consiguiente, que todas las personas que intervengan en las tareas de protección civil estén debidamente formadas y pretende promover en todos los ámbitos el esfuerzo de formación, armonizando los correspondientes sistemas, métodos y títulos para garantizar la interoperabilidad de los agentes de la protección civil. A estos efectos, la ley precisa las funciones vertebradoras que corresponden a la Escuela Nacional de Protección Civil, sin perjuicio de las actividades y centros que puedan crear o ya existan en las restantes Administraciones competentes.

Asimismo viene también recogido en el propio artículo 7.quáter. 2:

 ”Los poderes públicos promoverán la participación y la formación de los voluntarios en apoyo del Sistema Nacional de Protección Civil”.

 En cumplimiento de dichas estipulaciones, la Escuela Nacional oferta todos los años un gran número de cursos y jornadas dirigidos a los recursos humanos integrantes del Sistema Nacional de Protección Civil, tanto a los servicios profesionales como a los voluntarios de Protección Civil de todo el Estado. Dicha formación incluye formación presencial, on-line y semipresencial.

 En la Comunidad Autónoma de Extremadura, desde la Secretaría General de Política Territorial, se da también cumplimiento a esa necesidad de formación del voluntariado de Protección Civil, ofertando todos los años formación en Protección Civil.

 2.3.6. ¿Cómo se constituyen?

Según las condiciones existentes en cada municipio, existen 2 vías por las que se constituye una Agrupación Local de Voluntarios de Protección Civil:

a) Si está constituida la Junta Local de Protección Civil:

  • La propia Junta propone la creación de la ALVPC como órgano dependiente del Ayuntamiento
  • El Alcalde presenta la propuesta al Pleno del Ayuntamiento para su aprobación
  • Se constituye con los vecinos que hayan manifestado su deseo de pertenecer
  • Se publicita la creación y se realiza una campaña de captación de voluntarios entre los vecinos del municipio
  • Se redacta un proyecto de reglamento de organización y funcionamiento de la misma
  • El Alcalde presenta la propuesta de reglamento al Pleno del Ayuntamiento para su aprobación (Puedes descargar un estándar del Modelo de Reglamento editable a continuación).
  • Una vez aprobada la propuesta, se publica en el Boletín Oficial de la Provincia y en el DOE y se inscribe la ALVPC en el Registro de Agrupaciones y Asociaciones de Voluntarios de Protección Civil, y en el registro de Voluntariado Social de Extremadura.

Modelo de Reglamento.

b) Si no está constituida la Junta Local de Protección Civil:

  • Los vecinos interesados en la creación de la ALVPC o el Alcalde por iniciativa propia propone la creación de la ALVPC como órgano dependiente del Ayuntamiento
  • El Alcalde presenta la propuesta al Pleno del Ayuntamiento para su aprobación junto con un reglamento de organización y funcionamiento de la ALVPC. (Se adjunta Modelo de Reglamento editable en el apartado a de este mismo subcapítulo).
  • Una vez aprobada la propuesta, se publica en el Boletín Oficial de la Provincia y en el DOE y se inscribe la ALVPC en el Registro de Agrupaciones y Asociaciones de Voluntarios de Protección Civil, y registro de Voluntariado Social de Extremadura

2.3.7. Registro de Agrupaciones y Asociaciones de Voluntarios de Protección Civil de Extremadura:

El Decreto 134/2016, de 30 de agosto, crea el Registro de Agrupaciones y Asociaciones  de Voluntarios de Protección Civil y Emergencias de Extremadura y se regula su funcionamiento, publicado en el día 5 de septiembre de 2016 (DOE nº 171).

La inscripción en el Registro es de carácter voluntario, y es concebido como un instrumento que permite almacenar, administrar y proporcionar información a los poderes públicos sobre los colectivos de Protección Civil y Emergencias existentes en Extremadura, las personas físicas que forman parte de los mismos y los recursos materiales a su disposición.

Volver 

3.- Autoprotección:

3.1.- Definiciones y Tipos de Autoprotección.

Se entiende por Autoprotección, el conjunto de acciones y medidas adoptadas por los ciudadanos, tanto de forma individual como de forma corporativa, encaminadas a gestionar los riesgos existentes en las actividades humanas.

Autoprotección es la respuesta de los ciudadanos para gestionar los riesgos inherentes a las actividades humanas.

Varios son los criterios que pueden tenerse en cuenta a la hora de catalogar los diferentes tipos de autoprotección, vamos a establecer su clasificación en función de quienes sean los colectivos que la practiquen.

Autoprotección Ciudadana

Entendemos por autoprotección ciudadana la adoptada por los ciudadanos en el marco donde se desenvuelve su vida.

Las actividades humanas se desarrollan en diferentes ámbitos, siendo necesario que los individuos desarrollen mecanismos de autoprotección, tanto a nivel personal como colectivo, para gestionar los riesgos en cada uno de los campos, familiar, escolar, laboral, de ocio, etc.

La autoprotección ciudadana, por tanto, se puede desarrollar en los niveles:

- Individual o personal. La autoprotección individual o personal es el conjunto de actuaciones y medidas, generalmente al alcance de cualquier ciudadano, con el fin de prevenir los riegos y contrarrestar los efectos adversos de un eventual accidente o de una situación de emergencia. La autoprotección individual o personal debe formar parte de las habilidades de conducta adquiridas por el ser humano. Para ello es necesario que se integre en las distintas fases de aprendizaje del individuo desde las etapas de la niñez a la edad adulta.

Un factor determinante para adquirir conductas de autoprotección es el fomento y la práctica constante de hábitos de prevención iniciados en la infancia y potenciados a lo largo de la etapa escolar, que es el periodo donde se conforman los rasgos esenciales del individuo.

La formación en autoprotección de los ciudadanos se encuentra, por tanto, enmarcada dentro del contexto de la cultura preventiva que debe de ser fomentada por la familia, la comunidad escolar y el conjunto de la sociedad en general.

- Familiar. La autoprotección familiar es el conjunto de actuaciones y medidas protectoras generadas por el grupo social, que constituye la familia, encaminadas a prevenir los riegos y contrarrestar los efectos adversos de una emergencia en la vivienda. Estas actuaciones resultaran mucho más eficaces, y se alcanzará una seguridad mayor, cuando se conozcan y se asimilen por cada individuo del núcleo familiar, los factores que condicionan cada una de las fases de autoprotección y el roll que juega cada miembro.

Estos factores son:

  • Conocer los peligros presentes en la vivienda
  • Conocer las causas o circunstancias que pueden dar lugar a que estos peligros generen un accidente.
  • Como evitar estas causas o circunstancias desencadenantes.
  • Como se desarrolla el accidente si éste llega a producirse.
  • Qué actuaciones son las más adecuadas para anular o reducir los daños que el accidente produce.

- Colectivo. La autoprotección colectiva es el conjunto de actuaciones y medidas protectoras generadas por un grupo social determinado, asociación vecinal, de ocio, etc., encaminadas a prevenir los riegos y contrarrestar los efectos adversos de una emergencia en su ámbito de actividad. La autoprotección colectiva debe fundamentarse en el conocimiento, por cada individuo del grupo social, de los factores que condicionan cada una de las fases de autoprotección y del roll que juega cada miembro en las diferentes acciones a desarrollar.

Autoprotección Corporativa

Entendemos por autoprotección corporativa al sistema de acciones y medidas adoptadas por una entidad pública o privada, encaminadas a prevenir y controlar los riesgos, a dar respuesta a las emergencias y a garantizar la integración en el sistema Público de Protección Civil.

La autoprotección corporativa se materializa a través de un Plan de Autoprotección.

El Plan de Autoprotección es el instrumento, que debe implantarse en todos los centros, establecimientos instalaciones y dependencias, en los que concurran situaciones potencialmente peligrosas, para la prevención de situaciones de emergencia, así como para la intervención operativa en las mismas hasta la llegada de los servicios de protección civil, a los que prestará apoyo y complementará cuando sea necesario.

La Norma Básica de Autoprotección (R.D. 393/2007) establece las actividades que tienen la obligación de elaborar e implantar un Plan de Autoprotección.

Pincha para descargar: Real Decreto 393/2007 de 23 de marzo.

Volver

3.2.- Registro Autonómico de Planes de Autoprotección:

Tiene por objeto la inscripción de los Planes de Autoprotección de los centros, establecimientos, espacios, instalaciones y dependencias existentes en la Comunidad Autónoma de Extremadura, dedicados a alguna de las actividades enumeradas en el Anexo I de la Norma Básica de Autoprotección que puedan dar origen a alguna de las situaciones de emergencia.

Pincha aquí para descargar: Decreto 95/2009.

Documentación necesaria para inscribir un Plan de Autoprotección en el Registro Autonómico de Planes de Autoprotección de la Comunidad Autónoma de Extremadura.

  • Modelo de solicitud: 

Pincha aquí para descargar Modelo de Solicitud (Anexo del Decreto 95/2009 en formato editable)

  • Plan de Autoprotección completo en soporte informático cumpliendo con lo establecido en el Anexo II del R.D. 393/2007, de 23 de marzo por el que se aprueba la Norma Básica de Autoprotección (BOE núm.72, 24 marzo) de los centros, establecimientos y dependencias dedicados a actividades que puedan dar origen a situaciones de emergencia, en cuanto a lo referido a su contenido mínimo, tal y como estable el art. 4 del Decreto 95/2009, de 30 de abril), firmado por técnico competente y suscrito por el titular de la actividad.

  • Planos relacionados en el apartado 8 del art. 5 del Decreto 95/2009,en soporte papel e informático, a escala y firmados por el Técnico competente.

  • Certificado firmado por  técnico competente (Autor del Plan de Autoprotección) en el que se especifica que se ajusta a lo que establece el R.D. 393/2007, según especifica el artículo 4 del Decreto 95/2009, de 30 de abril.

Volver