Logo

Gobierno de Extremadura

Consejería de Sanidad y Políticas Sociales

D. G. Políticas Sociales, Infancia y Familia

Acogimiento Familiar

Tfno. 924 00 88 00  ·  e-mail: acogidafamiliar@salud-juntaex.es

 

Bienvenid@s a nuestra página web de acogida familiar.
MUCHÍSIMAS GRACIAS por visitarla.

 

Normativa reguladora del acogimiento familiar en Extremadura: Decreto 9/2014

Modelos de Solicitudes:

 

 

Acogida Familiar

Este recurso está destinado a menores atendidos por esta Administración y que residen en nuestros centros de acogida porque sus padres tienen dificultades sociales, médicas, penales...

El perfil de los menores susceptibles de esta medida es muy amplio y abarca desde pequeños hasta los que están a punto de alcanzar su mayoría de edad. Muchos están sanos, otros presentan alguna discapacidad o enfermedad. Puede haber grupos de hermanos y también hijos únicos. A las características personales de cada uno, se le suma el desajuste emocional que acompaña su historia familiar.

Es tarea de la administración decidir individualmente qué menores pueden beneficiarse de esta medida, siendo especialmente prudentes con aquellos que por su edad, nivel de entendimiento, etc.. tuvieran más dificultad en comprender la presencia de dos familias en su vida. Por ello también es importante que nosotros, la administración, tengamos oportunidad de conocerles a Uds. quienes serán el resorte y la herramienta para ayudar al niño en su desarrollo.

Es importante que sepan que la mayoría no están desvinculados afectivamente de su familia de origen, siendo este el motivo principal por el que se opta por esta alternativa: ofrecerles un ambiente familiar, lejos de la impersonalidad de los centros. El saber conjugar ambos sistemas familiares es una tarea suya, el saber transmitir al niño que lejos de su intención de arrebatarle o alejarle de su familia, su cometido es acercársela. Saber adecuar ambos sistemas familiares es una tarea no exenta de dificultades y de compromiso. No es fácil de hacer, y sí difícil de entender por otros.

Por ello en la búsqueda de estas familias, intentamos encontrar aquellas que no traten de sustituir a los padres o suplir la ausencia o necesidad de hijos.

Si buscamos la palabra en el diccionario podrá leer que ACOGER significa simplemente 'admitir una persona a otra en su casa o en su compañía para hospedarla, o para protegerla o ayudarla'. Y para esta noble y desinteresada tarea es importante encontrar familiar que estén dispuestas a ofrecer un hogar, que sepan compartir con el niño y con sus padres biológicos; familias que ayuden, que sean generosas, que no busquen alejar al niño de los suyos sino que sepan acercarlo, familias que sean modelos de referencia en buenos estilos de vida, en valores, en educación, que les abran al entendimiento y a la comprensión. Familias que no compitan entre ellas sino que juegen en el mismo equipo. Porque entonces es cuando niños, padres y acogedores habremos ganado.

Esta tarea exige:

  • Aceptación de las características personales y sociofamiliares del niño y de su familia.
  • Compromiso en el desempeño de las tareas que conlleva la crianza de un niño y a aceptar lo venidero.
  • Orgullo por mantener los principios de compartir la experiencia vital y familiar con otras personas; por ser aceptado y querido por un niño.
  • Generosidad, puesto que en su actuación se enfrentará con dificultades que tendrá que remontar por el bien de otros, sin ánimo de reciprocidad.
  • Empatía porque si sabemos ponernos en el lugar del otro, a ser sensibles a sus sentimientos, será más fácil comprenderles.

 

Si después de leer estas líneas no está convencido en acoger, no se preocupe. Estamos seguros de que Ud. contribuirá a divulgar esta figura entre sus allegados. Si por contra está interesado y desea recibir más información puede contactar a través de:

Tfno. 924 00 88 00
e-mail: acogidafamiliar@salud-juntaex.es

Presencialmente en nuestras oficinas situadas en la Dirección General de Políticas Sociales e Infancia y Familia, ubicada en la C/ Antonio Rodríguez Moñino, 2 - 1ª planta de Mérida, o en cualquiera de las sedes provinciales de Cruz Roja de Cáceres o Badajoz.

 

Consideraciones previas sobre el acogimiento

En nuestra Comunidad Autónoma como en el resto del territorio español, por cuestiones culturales y sociales se ha desarrollado ampliamente la medida de acogimiento familiar en familia extensa, ya que a veces sin la intervención de la Administración Autonómica y de forma natural, los familiares de un niño han llegado a acuerdos de cesión de la guarda y que posteriormente han reclamado a la Entidad competente la formalización de esa acogida familiar con el fin de completar ese vínculo ya establecido afectivamente pero no en su aspecto legal.

Por otra parte, fieles a los textos legales que propugnan el mantenimiento del menor en su entorno social y personal más inmediato, procurándole a su vez un ambiente familiar, es por lo que antes de plantear medidas que separan a los niños de sus familiares como es el acogimiento residencial o mayormente la adopción, siempre se ha instando a favorecer y promover los acogimientos con los familiares de los niños y jóvenes atendidos por el Sistema de Protección.

Extremadura, al igual que el resto, padece la falta de una cultura de acogimiento en familia ajena, y por tanto son pocas las familias que se dirigen a nuestros Servicios solicitando acoger, aunque si bien entre todos compartimos que el acogimiento familiar es una medida que hay que promocionar y dedicar esfuerzos. Es por lo que sensibilizada con ello, hemos trabajado y puesto mucha ilusión en la realización de una campaña de captación de familias acogedoras, con el fin principal de dar salida a niños que con los otros recursos que tenemos a nuestro alcance (familia extensa, familias adoptivas) no atienden las necesidades de una población acogida residencialmente.

Es importante matizar que hay que ser especialmente cuidadoso en la utilización de este recurso, considerando que la susceptibilidad para el acogimiento de un determinado menor estará inevitablemente modulada por factores como su edad, historia vital, relaciones entre hermanos, relaciones con núcleo familiar de procedencia, vinculaciones previas y otros factores que pueden motivar que la reubicación temporal del menor en un núcleo familiar distinto al de origen y extenso pueda no ser posible.

Es una medida compleja que ofrece una elevada cantidad de aspectos positivos para el niño a la que conlleva grandes retos, y por ello los poderes públicos hemos apostado por ella.

 

Guía de Acogimiento Familiar

 

¿Qué es el acogimiento familiar?

El Acogimiento Familiar en familia ajena es una medida de protección por la que se integra un niñ@ o adolescente en una familia que no es la constituida por sus padres biológicos, con la finalidad de proporcionarle un ambiente familiar normalizado que le garantice una atención adecuada, salvaguardando sus derechos y cubriendo sus necesidades. Simultáneamente se prevé una intervención con la familia natural del niño/a para ayudarle a resolver las situaciones o dificultades que han ocasionado la separación.

El Acogimiento Familiar supone la plena participación del menor en la vida de familia e impone a quién lo recibe las obligaciones de velar por él, tenerlo en su compañía, alimentarlo, educarlo y procurarle una formación integral.

Para que el acogimiento familiar llegue a buen fin es necesaria la colaboración real entre las dos familias que participan en el acogimiento, de origen y acogedora. El niño debe poder contar con la presencia simultánea de todos los adultos que comparten su vida.

 

Modalidades de acogimiento

Atendiendo a su finalidad, se están llevando a cabo dos tipos:

Acogimiento con previsión de retorno: su finalidad es el retorno del niño con su familia natural, esto implica el mantenimiento de los vínculos afectivos del niño con su familia natural a través de los contactos y visitas establecidos previamente.

  • Acogimiento a corto plazo: Su duración oscila entre uno y cuatro meses, se lleva a cabo con los niños que están en espera de un estudio-diagnóstico de su situación sociofamiliar, hasta la propuesta definitiva (retorno a su familia o adopción).
  • Acogimiento a medio plazo: Con una duración de uno a dos años, para propuesta de acogimiento con previsión de retorno.

 

Acogimiento sin previsión de retorno o permanente: es aquel acogimiento que ofrece al niño una vida familiar, durante el tiempo que sea preciso, hasta que llegue su independencia o se encuentre una alternativa más adecuada en función de sus necesidades y características.

Estos acogimientos se realizan cuando las posibilidades de retorno no son posibles o deseables y, al mismo tiempo, la separación definitiva por medio de la adopción tampoco es el recurso adecuado.

 

Atendiendo a las características de los niños/as, podemos hablar de otras modalidades de acogimiento:

  • Acogimiento ordinario. Es el que se utiliza para atender a niños/as que no presentan necesidades educativas especiales.
  • Acogimiento especializado. Tiene como finalidad ofrecer un ambiente familiar a niños/as que presentan necesidades educativas especiales o ciertas particularidades que requieren una atención más especializada (discapacidades físicas, psíquicas o sensoriales, trastornos graves del comportamiento, enfermedades crónicas, etc).

  

Fases del proceso de acogimiento

 

    • 1. Valoración de solicitudes

      El procedimiento de valoración de las solicitudes de acogimiento familiar y de selección de acogedores está regulado por el Decreto 9/2014, de 4 de febrero y se inicia a solicitud de la persona interesada, e irán dirigidas a la Dirección General de Políticas Sociales e Infancia y Familia, correspondiendo al Equipo de Valoración del Servicio de Familias, Infancia y Adolescencia la preparación y formación de los solicitantes, la instrucción de los expedientes administrativos y la emisión de los correspondientes informes de valoración de idoneidad. La valoración se efectúa tomando en consideración los siguientes documentos:

      • Informe social del Servicio de Atención Social Básica sobre visita domiciliaria.
      • Informe de valoración psicosocial emitido por el equipo de acogimiento familiar.
      • En su caso documento que refleje que han realizado las sesiones preparativas-formativas.
      • Informes de otros profesionales que se estimen convenientes durante el proceso.

Criterios generales de valoración: 

    • Presentar disponibilidad, actitudes, aptitudes y motivaciones adecuadas para el acogimiento familiar.
    • Ofrecer un ambiente familiar normalizado que favorezca el desarrollo integral del menor.
    • Capacidad y disposición para afrontar y asumir las dificultades que pueda presentar el proceso de adaptación del menor.
    • Capacidad educativa y flexibilidad de actitudes y adaptabilidad a nuevas situaciones.
    • Aceptación de la historia personal y familiar del menor, así como de su identidad y cultura propias.
    • Aceptación de las relaciones del menor con su familia biológica y disponibilidad para favorecerlas.
    • Capacidad de respetar el vínculo de los hermanos que se encuentren bajo cualquier medida protectora.

 

  • 2. Acoplamiento

    Cuando exista la propuesta de acoger a un niño, se buscará entre las familias candidatas, aquella que mejor se adapte a las necesidades del niño, iniciándose así el proceso de acoplamiento niño-familia de acogida.

  • 3. Formalización

    Ante la aceptación voluntaria por parte de la familia de acogida de esta propuesta, se formalizará, por escrito, el acogimiento.

  • 4. Seguimiento

    Una vez formalizado el acogimiento, el equipo técnico, ofrecerá ayuda a la familia para facilitar la convivencia familiar.

  • 5. Finalizaión

    Cuando se hayan cumplido los objetivos previstos, finaliza el acogimiento; dicha finalización se hará por decisión de la familia de acogida y/o por decisión de la Administración.

Una vez finalizado el acogimiento del niño, la familia de acogida podrá seguir formando parte del programa, colaborando con nuevos Acogimientos.

 

 

 

 

 

Teléfono de Atención a la Infancia y Adolescencia 116111

Novedades